ROMPIENDO ESTEREOTIPOS EN LAS ALTAS CAPACIDADES


Creencias acerca del alumnado con ACI

Pese a que la investigación en altas capacidades lleva un siglo de andadura, actualmente persisten muchas etiquetas y creencias erróneas para entender qué son las Altas Capacidades Intelectuales.

Lo que coloquialmente conocemos como mitos, hacen que la percepción y el conocimiento sobre los alumnos con altas capacidades deriven en un mal diagnóstico y una inadecuada (o incluso ausencia) intervención educativa. El alumnado de altas capacidades no constituye un grupo homogéneo, por lo que identificarles con unas etiquetas colectivas, nos aleja de sus verdaderas necesidades.

Las creencias en nuestro país acerca del alumnado con ACI en el ámbito educativo seguían siendo erróneas. Los mitos y estereotipos que prevalecen hoy en día, entre otros, son aquellos que están relacionados con la capacidad de relación, comunicación y adaptación social, así como relacionados con el ámbito académico.

ROMPIENDO ESTOS MITOS

1.Para tener altas capacidades el CI debe ser de 130, la capacidad intelectual no se mide basándonos en un número, sino en base a dominios específicos. En la historia de nuestro planeta, salvo el periodo del Renacimiento, en el que las personas destacaban en un amplio abanico de disciplinas, la excelencia se orienta a dominios específicos del talento. Lo relevante, por tanto, es conocer cuáles son aquellas aptitudes específicas en las que el alumnado se encuentra en un nivel superior, para poder promover el desarrollo de sus talentos. Junto a esto, es esencial comprender que el desarrollo del talento no solamente comprende las capacidades. Otro tipo de factores personales como la motivación, compromiso, género, personalidad, intereses… son una condición crítica para que el talento consiga transformarse en resultados excepcionales.

2.Son sencillos de detectar, ya se les nota desde muy pequeños. Existe un gran porcentaje de alumnado con AACC que puede llegar hasta al fracaso escolar, por una tardía identificación.    

  • Muchos profesores entienden que los niños y niñas brillantes son aquellos que obtienen unas notas sobresalientes. Consideran que la tenencia o no de altas capacidades (como si de una dicotomía se tratara) asegura el elevado rendimiento curricular. Sin duda, olvidar el motivar al alumnado, ajustar el nivel de dificultad a sus capacidades para contribuir a dicha motivación u ofrecer oportunidades de enriquecimiento, entre otros, son elementos fundamentales para que el talento continúe teniendo lugar. Esperar a que por sus características personales alcancen el éxito, solamente contribuye a cultivar el riesgo de fracaso escolar, pérdida de la motivación.

3.No es bueno identificar a este tipo de alumnado. Conocer cuáles son sus capacidades cognitivas, intereses, estilos de aprendizaje, ayuda a determinar su futura intervención para ayudarle a crecer crecimiento personal y escolarmente.

  • Muchas familias creen que evaluar y diagnosticar a su hijo/a de AACC va condicionar que se les marquen socialmente.

4.Las personas con Altas Capacidades Intelectuales (ACI) destacan en todas las áreas del currículum escolar, todo se les da bien. Los alumnos con altas capacidades no destacan por igual en todas las competencias curriculares, esto va estar condicionado por la motivación de alumno hacia la materia, si es de su interés o si es la que mejor trabaja, la metodología docente, los ajustes curriculares, sus capacidades…

  • El alumnado presenta talentos en dominios específicos. Podemos encontrar niños y niñas que destacan en su razonamiento verbal y lo aplican eficazmente al debate, en su pensamiento crítico…; en sus capacidades de razonamiento cuantitativo, siendo excepcionales con el cálculo, con un elevado nivel de razonamiento fluido…

5.Dadas sus características excepcionales, no precisan una atención educativa específica. Las altas capacidades intelectuales forman parte de las necesidades específicas de apoyo educativo, NEAE.

  • Requieren de una intervención especializada tanto dentro del centro educativo mediante adaptaciones curriculares como fuera de este con programas de enriquecimiento extracurricular, como es Programa Despierta.

6.Son muy introvertidos, no saben relacionarse bien, tienen problemas de adaptación. Dentro del perfil social de las altas capacidades podríamos encontrarnos estudiantes líderes y populares, pasivos, agresivos… y con cualquier otra característica personal que puede presentarse en la misma medida que en las personas con menos inteligencia.

  • Si un niño o niña prefiere quedarse leyendo en la biblioteca o realizando tareas escolares durante el recreo, en vez de salir a jugar al balón con el resto de iguales, no implica que no sepa relacionarse, sino que sus intereses le llevan a realizar otro tipo de actividades. Pueden ser igual o más sociables que otras personas, únicamente prefieren hacer otras cosas que, quizás no (o quizás si) comparten sus iguales.

7.Los profesores suelen negar la existencia de este tipo de alumnos/as y suelen pensar que sólo hay niños/as muy estimulados. La sobreestimulación de la que tanto se habla no es real, son alumnos que pasan media clase parados sin saber a qué dedicarse, mientras otros continúan con sus tareas, juzgándolos de traviesos y mala conducta.

  • Proporcionar una sobreestimulación al alumnado no implica que su aprendizaje resulte finalmente avanzado. Si la estimulación resulta en elevados aprendizajes, será porque este alumnado presenta unas características diferentes.

8.La superdotación en innata y presupone llegar a la eminencia. Si bien es cierto que la inteligencia se hereda, en parte, no podemos determinar que sea la única causa para garantizar el éxito, sino que debe ser acompañada de un buen ambiente para poder desarrollar los procesos más innatos. Lo que sí es evidente, es que presentar en la infancia una elevada inteligencia no conlleva el éxito profesional y bienestar personal necesariamente. Las oportunidades que se le ofrecen junto a sus características personales, van a condicionar los resultados que se alcancen.

  • Los alumnos que desarrollan su capacidad intelectual, social y emocional presentan una mejor salud mental debido a que se sienten más motivados y autorrealizados.

Para atender correctamente las Altas Capacidades se deben de comprender. Es de vital importancia que toda la comunidad educativa, docentes, profesionales de la psicología, pedagogía, familias… puedan formarse e informarse rigurosamente, para poder ayudarles en este bonito camino del desarrollo del Talento.

Juana María Robles

Programa Despierta Linares (Jaén) y Programa Despierta Málaga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorias Blog

Quejas, sugerencias y felicitaciones

He leído y acepto Política de Privacidad

[recaptcha]