¿CÓMO PUEDE FAVORECER LA FAMILIA EL DESARROLLO DEL TALENTO?


Despierta sus capacidades

La familia es el primer agente educativo con el que interacciona el bebé al nacer, siendo una fuente esencial de experiencias afectivas, sensoriales, cognitivas y sociales. La familia sienta las bases del desarrollo del apego, así como las bases neuronales que van a dar configuración a subdesarrollo vital.  Por tanto, se trata de la fuente principal de aprendizaje en la primera infancia.  

El inicio de la escolarización durante la infancia abre nuevas oportunidades para que los niños y niñas con altas capacidades puedan interaccionar con sus pares. Además, al mismo tiempo, empiezan a participar en actividades extraescolares y extracurriculares. Pese a ello, el papel de la familia continúa siendo sustancial, dado que, por ejemplo, son quieres toman las decisiones sobre en qué tipo de actividades extracurriculares participar o qué tipo de enseñanza y centro educativo, desean para sus hijos e hijas con altas capacidades. 

El papel crítico de la familia en el desarrollo del talento incluye también otro tipo de cuestiones de carácter cognitivo, los valores y las creencias que presenten. En este sentido, algunos elementos en la familia que pueden favorecer el desarrollo del talento en los niños y niñas con altas capacidades son:

– Promover la persistencia, esfuerzo y valoración positiva de sus resultados en el día a día.

-Favorecer una autoeficacia percibida positiva, proporcionando un refuerzo positivo sobre sus resultados exitosos y ofreciendo una imagen ajustada de sí mismos o de sí mismas.

-Ofrecer escenarios de aprendizaje que orienten la curiosidad de los niños y niñas con altas capacidades.

-Facilitar un sentido de la ambición y competición sana, que les oriente a la mejora y excelencia.

– Acercar experiencias de aprendizaje que estimulen su creatividad con actividades abiertas, posibilidad de elegir entre distintos tipos de juegos, tareas que puedan resolverse de formas distintas…

¿CÓMO PUEDE FOMENTAR EL ENTORNO FAMILIAR EL DESARROLLO DEL TALENTO?

Dos cuestiones especialmente significativas son el partir de los intereses de los niños y niñas con altas capacidades y, conocer cuáles son esas capacidades (aptitudes intelectuales), para poder ofrecerles oportunidades de aprendizaje que relacionen intereses con capacidades. Para ello, es conveniente centrarse en el entrenamiento, la práctica y los hábitos de trabajo sistemáticos enfocados en que ese dominio específico (capacidades en las que destaca). Cualquier situación puede ser una oportunidad para que los niños y niñas con altas capacidades identifiquen nuevos intereses o profundicen en los que ya tienen.

1.-Favorecer la curiosidad y convertirla en el “motor” de su aprendizaje.

2.-Observación consciente y sistemática de intereses, preferencias e inquietudes de los niños y niñas con altas capacidades.

3.- Conocer las características que implican las altas capacidades, así como respetar su ritmo de aprendizaje. Permite acompañar al menor en su proceso de desarrollo vital favoreciendo un autoconcepto favorable, ajustado a su realidad.

4.- La emoción como desarrollo de la motivación, para ello es importante generar aprendizajes afectivos con el fin de crear aprendizajes efectivos.

5.-Compartir los intereses profesionales de los progenitores, permite el conocimiento y la experiencia en esas áreas, convirtiéndose los padres en mentores en la especialidad que ellos dominen. Por ejemplo, si la madre es una ingeniera informática, puede acompañar al menor en el aprendizaje tecnológico, o si el padre es un empresario de la agricultura, permite el conocimiento de la naturaleza.

6.-Ofrecer la participación en actividades culturales e intelectuales.

7.-Los escenarios lúdicos, en especial en la primera infancia, brindan las oportunidades para poner en práctica habilidades y destrezas que emergen los talentos.

8.-Favorecer un estilo parental democrático, basado en la asunción de limites respetuosos con la infancia, donde el menor asuma responsabilidades acordes a su tiempo y en el que el error sea una fuente de aprendizaje, dirige a la creación de valores de esfuerzo, persistencia, pertenencia y la importancia del trabajo.

9.-Favorecer relaciones centradas en aportar estímulo o aliento, entendido tal como “inspirar con valor” ofrecemos al niño el valor del esfuerzo y el progreso, denotando su valía personal, así como el desarrollo de la seguridad y confianza en sí mismo. 

El bueno uso de estas pautas, requiere de los padres y madres, actitudes de respeto, interés por el punto de vista del niño o la niña y deseo de proporcionar oportunidades para que puedan desarrollar sus talentos en un entorno afable.

“Los niños y niñas necesitan del estímulo, tanto como las plantas necesitan del agua. No pueden sobrevivir sin él”.

Autora: Riansares Medina

Programa Despierta Albacete

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorias Blog

Quejas, sugerencias y felicitaciones

He leído y acepto Política de Privacidad

[recaptcha]